2 Por la verdad que está en nosotros, y será perpetuamente con nosotros: