37 Tú ensanchaste mis pasos debajo de mí, Para que no titubeasen mis rodillas.