45 Los extraños titubeaban á mí: En oyendo, me obedecían.