3 Y otra vez dijeron: Aleluya. Y su humo subió para siempre jamás.