19 Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,