11 Porque este mandamiento que yo te intimo hoy, no te es encubierto, ni está lejos: