3 Y aun mientras va el necio por el camino, fálta le, su cordura, y dice á todos, que es necio.