5 El necio dobla sus manos y come su carne.