12 Porque el hombre tampoco conoce su tiempo: como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se prenden en lazo, asĂ­ son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos.