27 Mas Jehová endureció el corazón de Faraón, y no quiso dejarlos ir.