20 Y el cuarto orden, un berilo, un onix, y un jaspe: estarĂ¡n engastadas en oro en sus encajes.