30 Mas yo sé que ni tú ni tus siervos temeréis todavía la presencia del Dios Jehová.