32 Mas el trigo y el centeno no fueron heridos; porque eran tardíos.