31 Ninguna cosa mortecina, ni desgarrada, así de aves como de animales, comerán los sacerdotes.