3 Porque el que estima de sí que es algo, no siendo nada, á sí mismo se engaña.