31 Y lavó su rostro, y salió fuera, y reprimióse, y dijo: Poned pan.