16 Que ninguno sea fornicario, ó profano, como Esaú, que por una vianda vendió su primogenitura.