40 Mirad, pues, que no venga sobre vosotros lo que está dicho en los profetas;