20 Porque pones en nuestros oídos unas nuevas cosas: queremos pues saber qué quiere ser esto.