20 Así crecía poderosamente la palabra del Señor, y prevalecía.