37 Entonces hubo un gran lloro de todos: y echándose en el cuello de Pablo, le besaban,