19 Y al tercer día nosotros con nuestras manos arrojamos los aparejos de la nave.