48 Si bien el AltĂ­simo no habita en templos hechos de mano; como el profeta dice: