38 Y mandó parar el carro: y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y bautizóle.