7 Por tanto, se enervarán todas la manos, y desleiráse todo corazón de hombre: