30 Sino que cada cual morirĂ¡ por su maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas agraces, tendrĂ¡n la dentera.