20 ¿No son mis días poca cosa? Cesa pues, y déjame, para que me conforte un poco.