28 Y el cuerpo mío se va gastando como de carcoma, Como vestido que se come de polilla.