31 No confíe el iluso en la vanidad; Porque ella será su recompensa.