4 ¿Hablo yo á algún hombre? Y ¿por qué no se ha de angustiar mi espíritu?