31 De seguro conviene se diga á Dios: Llevado he ya castigo, no más ofenderé: