20 (39-23) ¿Le intimidarás tú como á alguna langosta? El resoplido de su nariz es formidable: