15 Y un espíritu pasó por delante de mí, Que hizo se erizara el pelo de mi carne.