7 (40-2) Cíñete ahora como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y explícame.