8 Los ojos de los que me ven, no me verán más: Tus ojos sobre mí, y dejaré de ser.