9 Yo ruego por ellos: no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son: