28 Entonces Tomás respondió, y díjole: ¡Señor mío, y Dios mío!