5 Y bajándose á mirar, vió los lienzos echados; mas no entró.