8 Y entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro, y vió, y creyó.