54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero.