56 Oiste mi voz; no escondas tu oído á mi clamor, para mi respiro