16 Cayó la corona de nuestra cabeza: ¡Ay ahora de nosotros! porque pecamos.