22 No te echarás con varón como con mujer: es abominación.