47 Y mi espíritu se alegró en Dios mi Salvador,