30 Y he aquí, son postreros los que eran los primeros; y son primeros los que eran los postreros