30 Que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna.