30 Porque han visto mis ojos tu salvación,