31 Que aparecieron en majestad, y hablaban de su salida, la cual habĂ­a de cumplir en Jerusalem.