12 Y luego el EspĂ­ritu le impele al desierto.