20 Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.